La sonrisa es un arma de poder, es nuestra carta de presentación y nadie lo duda: una sonrisa bonita, blanca y radiante es capaz de expresar mucho. Pero la sonrisa no siempre viene determinada por la genética; el modo de vida actual también lo determina, los hábitos alimenticios, el estrés y, por supuesto, el tabaco.

Con la ley actual en la que está restringido fumar en sitios públicos, muchos fumadores se plantean dejar de fumar, también las mujeres embarazadas o, simplemente personas que deciden dejarlo por cuestiones de salud.

Diversos estudios realizados sobre la relación de casos de enfermedades periodontales con el tabaco concluyen que los fumadores son cuatro veces más proclives a tener esta enfermedad que aquellos que nunca hayan fumado. El consumo de tabaco tiene profundos efectos negativos sobre la enfermedad periodontal, prevalencia, incidencia y progresión.

enfermedades periodontales
Enfermedades periodontales

Por ello, es importante que, si fumas, mantengas una salud adecuada, con un cepillado exhaustivo de la boca al menos 2 veces al día, para eliminar los restos de tabaco. Recomendamos dentífricos poco abrasivos que cuiden del entorno de la boca, con ingredientes como la vitamina B5, que tiene un efecto antiinflamatorio que promueve la cicatrización.

Si te decides a dejar de fumar, debes saber que se produce un aumento del flujo de sangre a la boca y esto tiene como consecuencia la aparición de llagas. Por eso, recomendamos dentífricos libres de espumantes, como el Lauril Sulfato Sódico (LSS), relacionado con la irritación en la piel y la aparición de llagas.

Consulta siempre con tu dentista sobre los productos adecuados para cuidar de tu boca.